Mujer y sexualidad: ¿Que quiere una mujer?

Mujer y sexualidad: ¿Que quiere una mujer?

Desde un punto de vista biológico el sexo se define como un rasgo al servicio de la propagación de la vida, el instinto es el mecanismo que hace efectiva la procreación, ese mecanismo estaría presente en el macho en todo momento mientras en la hembra solo en el celo y finalizaría con el cese de la producción hormonal cuando ya no es acta para la reproducción.

Se podría entonces  pensar que la naturaleza no hizo a la mujer para gozar la sexualidad, situándola en una posición exclusiva de genitalidad destinada a la reproducción, en donde el placer quedaría relegado a veces obturado por cambio hormonales ondulantes de  relevancia cada mes, durante el embarazo y más tarde en la menopausia. Quedando así en manos de un torrente de sustancias que juegan a su propio ritmo y en donde la mujer estaría perdida al no tener control sobre ese ritmo.

Esto sería lo que ocurre desde lo biológico, desde lo natural, pero desde el momento en que el ser humano entra en la palabra, cuando el organismo como instinto a satisfacer se convierte en cuerpo, cuerpo para gozar, con la acción sobre él de lo psíquico, la cosa cambia. Y de esta forma la sexualidad deja de ser naturaleza, no es genitalidad, ni órganos sexuales, ni acto sexual, va más allá, es algo más complejo y la sexualidad femenina aún más, no en vano Sigmund Freud uno de los personajes que más investigo sobre sexualidad humana no completo su investigación sobre sexualidad femenina, considerándola más compleja. Concluyo diciendo en una conversación con la psicoanalista francesa Marie Bonaparte lo siguiente; la gran pregunta que quedó sin respuesta a la cual yo mismo nunca he podido responder a pesar de mis treinta años de estudio del alma femenina es la siguiente; ¿Qué quiere una mujer?

Seguramente una mujer de hoy no pueda querer lo mismo que una mujer de siglos pasados, pero tal vez haya algo que la trasciende, algo que marca su ser como mujer, que la constituye en la cultura de hoy de ayer y del mañana, algo que marca su sexualidad y que no es una desventaja para el placer el deseo y el goce, desde su feminidad.

Dejo ahí la pregunta  y termino con una fábula sobre una leyenda  del  Rey Arturo.

“Un día el joven Arturo fue sorprendido y apresado por el monarca del reino vecino, mientras cazaba furtivamente en sus bosques. El rey pudo haberlo matado en el acto, pues tal era el castigo para quienes violaban las leyes de la propiedad, pero le ofreció la libertad, siempre y cuando en el plazo de un año hallara la respuesta a una pregunta difícil;  que quiere realmente una mujer?

Regresó a su reino y empezó a interrogar a la gente, pero nadie le pudo dar una respuesta convincente eso sí, todos aconsejaron que consultara a la vieja bruja, pues solo ella sabría la respuesta. El precio sería alto, ya que la vieja bruja era famosa por el precio exorbitante que cobraba por sus servicios. Y Arturo no tuvo más remedio que consultar a la hechicera. Ella accedió a darle la respuesta siempre y cuando pagara el precio a convenir, quería casarse con Gawain, el caballero más noble de la corte e íntimo amigo del Rey Arturo, este la miro horrorizado, era fea y jorobada.

Sin embargo Gawain al enterarse del pacto propuesto afirmo que no era un sacrificio excesivo a cambio de la vida de su compañero accedió a ello.

 

Se anunció la boda y  la vieja bruja con su gran sabiduría dijo lo que realmente quiere una mujer, todos supieron al instante que había dicho una gran verdad.

La boda se celebró y Gawain se mostró cortes, gentil y respetuoso con la vieja bruja. En la noche de bodas, cuando este ya preparado para ir al lecho nupcial aguardaba para que su esposa se reuniera con él, ella apareció con el aspecto de la doncella más hermosa que un hombre desearía ver. Cuando este estupefacto le pregunto qué  había sucedido, ella respondió, que como había sido cortes con ella, la mitad del tiempo se mostraría con su aspecto horrible y la otra mitad con su aspecto atractivo, y le pregunto qué aspecto quería para el día y cual para la noche?

Gawain se apresuró a hacer cálculos; ¿Querría tener durante el día a una hermosa doncella para exhibirla ante sus amigos, o prefería tenerla por la noche en los momentos íntimos de su vida conyugal?…

El noble replicó que la dejaría elegir por si misma. Al oír esto, ella le anuncio que sería una hermosa dama de día y de noche, porque él la había respetado y le había permitido ser todo lo que una mujer quiere, ser soberana de su propia vida.”

Casilda Jáspez.

Terapeuta sexual y creadora de Escrituraterapia

Miembro del equipo de colaboradores del grupo Amor Ideal Gayles

 

 

No Comments

Post A Comment

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto, acceso y tus preferencias de privacidad.

AUTH_KEY, SECURE_AUTH_KEY, LOGGED_IN_KEY, NONCE_KEY, comment_author, comment_author_email, comment_author_url, rated, gdpr, gawdp

Pin It on Pinterest

Share This