EL DUELO

EL DUELO

El duelo es un proceso que ocurre tras una perdida, en el duelo siempre hay algo que se pierde, un ser querido, una relación, un trabajo, una situación determinada.

Es una de las experiencias más duras a la que un ser humano se puede enfrentar, y sobre todo si nos referimos a la muerte de un ser querido. El dolor que esto produce ocasiona una falta de interés total  por el mundo exterior que se vuelve pobre y vacío, quedando  toda nuestra energía psíquica al servicio del duelo.

Aun pudiendo parecer algo patológico, se trata de un proceso normal que nunca habría que intentar inhibir, un proceso en el que se van sucediendo los sentimientos, pasando por distintas etapas.

El resultado final sería hacer el trabajo de duelo, llegando a aceptar la pérdida, y pudiendo así continuar con una existencia en la que de nuevo se tenga la capacidad de poder ser feliz

 

ETAPAS DEL DUELO

  • Negación.

La negación es un mecanismo de defensa que aparece para intentar amortiguar el dolor que produciría una muerte o pérdida importante, por eso en un primer momento la persona se niega a creer lo que está pasando.

 

La siguiente etapa es la de ira y ocurre cuando  ya es imposible negar la evidencia y el sentimiento de rabia, el resentimiento,   la culpabilidad o búsqueda de responsabilidad, toman terreno, pudiendo ocurrir que se  proyecte esa frustración  hacia el entorno, incluidas otras personas allegadas.

 

  • Etapa de la negociación.

En esta fase las personas fantasean con la idea de que se puede revertir o cambiar el hecho de la muerte. Es común preguntarse ¿qué habría pasado si…? o pensar en estrategias que habrían evitado el resultado final, como ¿y si hubiera hecho esto o lo otro?

 

  • Etapa de la depresión

La tristeza profunda y la sensación de vacío son características de esta fase. Algunas personas pueden sentir que su vida carece de sentido, llegado a aislarse de su entorno.

 

5 –   Etapa de la aceptación

Se llega a esta etapa en última instancia y siempre que se haya hecho el trabajo de duelo, elaborando la perdida. Mediante la aceptación  las personas en duelo aprenden a convivir con su dolor emocional en un mundo en el que el ser querido ya no está. Con el tiempo recuperan su capacidad de experimentar alegría y placer.

 

Es importante reseñar que la experiencia demuestra que el duelo no se manifiesta de la misma manera en todas las personas y que estas no pasan por las distintas etapas del duelo necesariamente ni en ese orden.

 

El trabajo del duelo como vemos es un trabajo lento y doloroso ya que el dolor absorbe totalmente al individuo incapacitándolo para  continuar su vida con normalidad.

 

Pero ¿en qué consiste realmente el trabajo del duelo?

Podemos decir que en la resolución del duelo hay una renuncia al objeto amado, una aceptación de su muerte, y que este proceso se realiza mediante el amor, es por amor que se deja ir a la persona fallecida, y es por amor que uno quiere seguir viviendo, de esta forma nuestro yo queda libre para poder ser feliz y poder seguir amando.

DUELO Y MELANCOLÍA.

Según explica Freud en su texto; Duelo y melancolía, hay personas que en momentos de duelo quedan atrapadas en una situación de melancolía que si bien tiene connotaciones parecidas al duelo, difiere de él.

 

En el duelo la persona pierde todo el interés por el mundo exterior pareciéndole pobre y vacío como hemos añadido antes, en la melancolía es la persona la que se siente pobre y vacía, se hace reproches y se siente incapaz de amar, no solo se ha perdido a una persona amada si no que se pierde a uno mismo. Este estado si se considera un estado patológico, del que es difícil salir sin ayuda

 

 

Casilda Jázpez

Miembro del equipo de Amor Ideal Gayles.

Experta en Escritura Terapia y psicología

No Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Share This